En el mes de abril, la organización de izquierdas denunciaba la “lamentable imagen que aporta al municipio el aparcamiento de vehículos pesados que hay junto al estadio municipal, el cual se ha convertido en un vertedero lleno de basura, escombros y vehículos sin ningún control”.

Además, aseguraban, “el recinto está que da asco verlo, con un vallado de vergüenza que da una imagen lamentable a nivel estético y a nivel de higiene”.

Igualmente, criticaban que “se deje utilizar de forma privada y de manera totalmente irregular un solar que es público. No hay ninguna contraprestación para el ayuntamiento por el uso privado de un solar público”.

En la nota recordaban que desde Unidas Podemos presentaron una alegación al futuro Plan de Urbanismo para quitar de ahí el aparcamiento de camiones, ubicando esta actividad a las afueras del municipio, en un espacio cercano a la salida de la autovía. El concejal de la formación, Francisco Fernández, señalaba que con ese terreno “habría suelo suficiente para albergar el aparcamiento de camiones y, en su caso, algunos talleres de vehículos”. Además, aseguraba, “este suelo propuesto tiene dos ventajas: una, su cercanía a la autovía; otra, una parada de autobús”.

Fernández subrayaba la necesidad, mientras ese cambio de ubicación se concreta, de poner en orden el actual terreno que está siendo utilizado como aparcamiento por varios motivos: En primer lugar, es lamentable la imagen que proyecta el municipio con esa instalación a la entrada de Almuñécar. En segundo lugar, tal y como está siendo explotado, es un foco de insalubridad. Por último, quienes están utilizando un espacio público para beneficio privado no están aportando nada a las arcas municipales, puesto que no está contemplado ningún ingreso en el presupuesto municipal con ese concepto.

Meses después, el Ayuntamiento ha comenzado a retirar las vallas metálicas que dan a la carretera nacional.

Tramo de vallas quitado

El concejal de Unidas Podemos valora que “por fin” pongan remedio a la “lamentable imagen que da este espacio a nuestro municipio”, máxime cuando es una de las entradas al mismo, pero “no puede quedarse solamente en la retirada de las vallas”.

“Esperamos que se adopte una solución integral a un problema que daña la imagen de nuestro municipio y que no se demoren. Nosotros seguimos empujando para que así sea”, concluye Fernández.